lunes, marzo 20, 2023
More

    REINA ISABEL II

    Símbolo de poder.

    Reina de quince naciones y jefa de la Commonwealth, Isabel II ha fallecido, poniendo fin al reinado más largo, pero no menos dinámico de la historia británica. Isabel II supo modernizar la corona y asegurar la sucesión, dejando a sus herederos una monarquía más viva que nunca. Con tan solo 25 años de edad, asumió el cargo que representaba más que portar una corona, si no el ser leal a una nación.


    Nacida el 21 de abril de 1926, la llamada niña “Lilibet” no estaba destinada al trono. No fue hasta diciembre de 1936 que se convirtió, a la edad de 10 años, en la heredera oficial del reino. Su padre, Alberto, acaba de ser coronado como Jorge VI después de que el hermano de este último, Eduardo VIII, renunciara al trono para casarse con su amante, la estadounidense Wallis Simpson.

    Elizabeth Alexandra Mary Windsor, mejor conocida como la reina Isabel II, rápidamente sintió un sentido del deber real. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el Reino Unido era bombardeado regularmente por la fuerza aérea alemana, la familia real se negó a emigrar: la pareja de monarcas permaneció en el Palacio de Buckingham y sus dos hijas se instalaron en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres. Las princesas, Elizabeth y su hermana menor Margaret, luego participaron en el “esfuerzo de guerra”, tejiendo calcetines o haciendo vendas para los soldados británicos. En 1940, a los 14 años, Isabel dio su primer discurso por radio a todos los niños del reino.

    En 1942, Elizabeth se alistó en la Guardia de Granaderos, un regimiento de infantería de la Guardia Real del que rápidamente fue nombrada Coronel en Jefe. Luego, al final de la guerra, se unió al Servicio Territorial Auxiliar, la rama femenina del ejército británico. A pesar de su rango, no duda en ensuciarse las manos.


    El 20 de noviembre de 1947, Isabel se casó con el príncipe Felipe de Grecia. Unos meses después, el 14 de noviembre de 1948, nació el primero de sus cuatro hijos, el príncipe Carlos, heredero al trono. Le seguirán Anne, Andrew y Edward.


    En 1950, la salud de su padre, Jorge VI, se deterioró y Elizabeth lo reemplazó cada vez con más frecuencia en los viajes y ceremonias oficiales. La princesa había visto a su padre coronarse en una elaborada ceremonia y 15 años después, se llevaría a cabo su propia coronación oficial. Cuando el rey Jorge VI murió el 6 de febrero de 1952, no tardó mucho para que la princesa Isabel se convirtiera en la nueva Reina de Inglaterra.

    Coronada el 2 de junio de 1953 en la Abadía de Westminster en una ceremonia retransmitida en directo por radio y televisión (era la primera vez que se hacía en la historia de la monarquía), subió al trono coronándose como la reina Isabel II. A nivel internacional, Isabel II mantuvo un papel simbólico, pero no menos importante. Además del Reino Unido, Isabel II era la cabeza de la Commonwealth, un grupo de 56 países formado por 15 monarquías de las que ella es la reina, otras cinco monarquías con su propio monarca y 36 repúblicas. La gran mayoría de estos estados son antiguas colonias británicas.

    En privado, resistió las tormentas. En particular, el divorcio de tres de sus hijos, que ha dañado de forma permanente la imagen de la familia real, puesta bajo la mirada constante de los medios. Pero la consistencia de la reina siempre le ha valido el respeto de sus súbditos. Con una excepción. La muerte de la princesa Diana, exesposa del príncipe Carlos, casi marca una ruptura entre la reina y su pueblo en 1997. No se había izado ninguna bandera en señal de luto en el Palacio de Buckingham, y la frialdad de Isabel frente a los uno que ya no era oficialmente parte de la familia real amplió la brecha con los británicos. “Muéstranos que hay un corazón en la Casa de Windsor”, había titulado el tabloide The Sun para desafiar a la reina. Pero el soberano pudo recuperarse. Finalmente, rindió un homenaje televisado a la “princesa del pueblo” y recuperó la estima de los británicos. Con el paso de los años, incluso se ha suavizado, aplicándose a la modernización de la monarquía, única condición para su supervivencia. Acogió así con amabilidad a una plebeya de la familia, Kate Middleton, que se convirtió en duquesa de Cambridge al casarse en 2011 con el príncipe Guillermo, hijo mayor de Carlos y heredero de la corona, después de que su padre llamara ahora a reinar.


    La reina también dio su bendición al príncipe Harry, el hijo menor de Carlos, para qué se casará con la actriz Meghan Markle, una novedad en la historia de Windsor. Sin embargo, este período de calma fue de corta duración. Dos años después de su matrimonio, el duque y la duquesa de Sussex provocaron un nuevo escándalo al anunciar, a principios del año 2020, que querían dejar de ser miembros activos de la familia real.

    Guardiana de las tradiciones del país al que tanto amo, Isabel II aseguró su sucesión y pudo morir en paz, mancando un antes y un después, siendo la monarca más longeva en la historia británica. Aunque como madre tenía fama de fría y ausente, Isabel puso su vida al servicio del reino, dejando tres generaciones de herederos y una gran historia que contar en la familia imperial.

    “Hoy necesitamos un tipo especial de coraje. No del tipo que se necesita en la batalla, sino del tipo que nos hace defender todo lo que sabemos que es verdadero y honesto. Necesitamos el tipo de coraje que pueda resistir la corrupción sutil de los cínicos, para que podamos mostrarle al mundo que no tenemos miedo del futuro”.

    Otros Artículos

    PUBLICIDADspot_img
    PUBLICIDADspot_img
    Close Bitnami banner
    Bitnami